Dialoghi del terzo millennio

Medina versus Sbailò

Vida biológica

Posted by Diego Medina su maggio 8, 2007

Caro Ciro, de algún punto debe arrancar nuestro dialogo, ese que tantas veces hemos querido realizar y que hoy emprende su andadura; por ello me parece oportuno, que para darnos una justificación, un argumento, quizá sea conveniente partir del “origen del todo”; en consecuencia, tal vez debamos hacer partir nuestro dialogo de un hecho como “la vida”. Así pues, como te anuncié, empezaré a departir acerca de “la vida”, intentaré dialogar contigo, querido amigo, acerca de tan compleja realidad, sobre la cual tanto y tanto ha sido dicho y tanto y tanto aún se dirá.

Tu bien sabes que no es nuestra intención, en esta sede, resolver nada; quiero decir que, con esta actividad que hemos decidido emprender, no aspiramos más que a contrastar modestamente ciertas ideas de las que, a veces, ya personalmente y en privado, hemos debatido y argumentado. Ahora lo que cambia es que queremos abrir al mundo -quiero decir, a todo aquel que quiera acercarse hasta este espacio virtual donde, como en otro tiempo y otros espacios ocurriese, ahora se desarrollará nuestra conversación- nuestro debate.

Hablemos de la vida, pues. Quiero empezar este turno por lo más básico, por lo más elemental: la vida desde su perspectiva más simple o material, la vida como una realidad biológica. Desde este punto de vista considero que la vida pueda definirse como: la cualidad física esencial de los seres orgánicos, mediante la cual pueden -a través de complicadas reacciones bioquímicas- desarrollarse, reproducirse y -fundamentalmente- transmitir los principios orgánicos sobre los que se fundamenta su biológico “ser”.

Hacia el año 1983 o 1984 -ahora no acierto a recordarlo bien- leí el libro de Richard Dawkins; ya sabes, el que lleva por título “El gen egoísta” -la versión inglesa tenía como título The Selfish Gene y fue publicada en el 1976-. En este momento me vienen a la mente tantas y tantas cosas que Dawkins ha sostenido en el citado libro. Ya se que tu pensaras que este autor es un determinista y, realmente, no te faltaran razones para afirmarlo, pero no menos cierto me parece que, para explicar la vida desde un punto de vista exclusivamente biológico, este puede ser un referente muy interesante. Como recordarás Dawkins considera que los genes son los que condicionan la evolución de la vida (te ruego, por favor, que entiendas aquí el término vida en ese sentido universal y teleológico que en cierto modo pertenece a Aristóteles), de modo tal que el “egoísmo del gen” -la necesidad de eternizar su mensaje- (no se porqué, pero me ha venido a la mente en este momento McLuhan) le obliga a perfeccionar su medio (el ser vivo). De esta manera, el sentido de la vida biológica vendría explicado -encontraría su sentido- a través de la necesidad que demuestra el gen (como información) de ubicarse en un organismo (meras máquinas de supervivencia genética) para que así la información permanezca y se asegure su transmisión. El sentido de la existencia orgánica (la necesidad de reproducirse y perfeccionarse) consistiría tan solo en ser un medio para garantizar la transmisión de información en el tiempo. La vida no sería pues más que un medio de comunicar una información. Debo confesarte que la sola consideración de esta posibilidad me genera cierta inquietud existencial.

No menos cierto es que la vida biológica, al menos en apariencia -es decir, en la forma en que comparece ante nuestros sentidos- se manifiesta con una asombrosa diversidad; los seres que la formamos tenemos todos apariencias bien diferentes. Basta, para comprobarlo, atender a la diferencia morfológica y funcional que existe, por ejemplo, entre un gusano y un hombre. Pero debemos recordar, querido amigo, que cuando en el 1998 un grupo de investigadores estadounidenses y británicos -de la Universidad Washington de Saint Louis (Misuri) y del Centro Sanger de Cambridge en Inglaterra- completaron el mapa genético de un gusano, según explicaba el semanario Sciencie de 11 de diciembre de aquel año, aquél gusano, de un milímetro de longitud, presentaba numerosas similitudes genéticas con el hombre, es decir compartía un alto grado de información genética con nosotros. ¿Qué significado podamos darle a eso?. Pienso que conviene dilucidarlo pues, de otro modo, mi inquietud se incrementa.

¿Es verdad que no somos más que un complejo sistema de transmisión de datos (meme o unidad mínima de transmisión) como aparenta sostener Dawkins o, por el contrario, hay algo más?. El tema es realmente desconcertante y, necesariamente, nos conduce a una duda existencial. Sobre todo nos obliga a pensar acerca del sentido de la vida. Un sentido que, desde tal materialismo determinista, se me figura -debo confesártelo- vacuo y verdaderamente terrible. Llegados a este punto, me parece oportuno recordar la sentencia que  F. Dostoievski pone en boca de Kirilov: “Si Dios no existe todo está permitido”. Y en efecto, podríamos reproducirla ahora del siguiente modo: “Si todo está determinado por los genes, nada tenemos que decir”, “si todo está determinado por los genes, nada importa nuestra libertad”.

Pero mi querido amigo, más allá del fenómeno biológico, más allá de nuestra identidad genética, el elemento diferencial -que, intuyo, sea determinante- es el hecho de que exista vida consciente y vida que -al menos- parece no serlo. Es decir, que si bien es cierto que, como Darwin fundamentara, la vida ha evolucionado desde la simplicidad a la complejidad, no menos cierto es que, desde un punto de vista puramente aristotélico -y no menos tomista, aunque ya se que tu prefieres al de Hipona-, en esa evolución se ha ido caminando hacia la perfección (Santo Tomás diría que hacia Dios).

Por tanto, puedo pensar que, más allá del complejo entramado biológico sobre el que la vida se constituye, la “vida”, al menos para el ser humano, es mucho más que mera biología.

Pero querido Ciro, si debemos sobreponernos a la pura consideración genética de la vida, para encontrar un principio que constituya la base de una valoración propiamente ética ¿qué referencia debemos tener?

About these ads

Al momento l'inserimento di commenti non è consentito.

 
Iscriviti

Ricevi al tuo indirizzo email tutti i nuovi post del sito.

%d blogger cliccano Mi Piace per questo: